Una cama para enfermos de dos metros de largo, por Shiki Masaoka.

posted in: Top 100 | 0

Tolerando de tuberculosis y postrado en cama a lo largo de siete años, el poeta Shiki Masaoka empieza a relatar sus estados de ánimo diarios para el periódico japonés Nihon (que los publicará todos los días). Así, 127 entradas fueron entregadas al enorme períodico antes de que el creador Shiki Masaoka muriera en septiembre de 1902 a la edad de 34 años. En el final, todos los contenidos escritos forman una clase de períodico….


Las 127 notas escritas por el poeta japonés se tienen la posibilidad de dividir en dos categorías diferentes. Así, hay contenidos escritos en los que Shiki Masaoka habla de su patología y de su historia día tras día como tolerante. Por último, las otras historias son fundamentalmente reflexiones sobre la pintura, el teatro, la poesía, pero también en ocasiones sobre la sociedad, la política…

Los pasajes en los que el poeta japonés habla de su patología son singulares. De hecho, estos últimos están marcados por la melancolía, pero simultáneamente el creador detalla mecánicamente los inconvenientes relacionados con su patología, como si no le afectara. Además, el poeta japonés enseña precisamente que en ocasiones debe aguardar horas antes de que alguien venga a asistirlo, porque no puede posibilitarse el lujo de abonar una asistencia doméstica para sustituir a su mujer. No obstante, desde los primeros párrafos sentí la soledad del hombre detrás de su pluma y después de unas docenas de páginas, nuestro creador se dirige a la pregunta… Claro, los amigos en ocasiones vienen a verlo, pero estos instantes son tan cortos cuando los días son tan largos. Algunos pasajes son tristes y uno sentiría el mal del poeta. No obstante, Shiki Masaoka jamás llorará por su destino y jamás usará sus capacidades narrativas para traer lágrimas a sus leyentes. El hombre está resignado y muy bien consciente del corto sendero que queda por recorrer… Además, en ocasiones se siente un toque de irritación y cansancio en las expresiones del creador, pero es indetectable, como un sonido que sólo un oído absoluto puede oír. Además, el poeta no exhibe furia, no, sólo resignación. Y esto último debe distinguirse del abandono. De hecho, sin victoria no existe el viable abandono y para Shiki Masaoka todo se juega a lo largo de un largo tiempo.

“Cuando se encontraba acostado en mi lecho de enfermo, pero todavía podía moverme, jamás encontré la patología amarga y me acosté pacíficamente, pero en este momento que he perdido la independencia de moverme, han surgido dolores espirituales y soporto todos los días sufrimientos sin sentido. Para huír, me imagino numerosos subterfugios e intento en vano moverme lo destacado que puedo de este cuerpo impotente. Sólo estoy creciendo mis tormentos. Mi cerebro se confunde. Cuando se regresa molesto, los lazos de la bolsa ceden bajo presión, y por último todo explota. Entonces nada está bien. Esos son gritos. Sobs. Y más gritos. Y más sollozos. Estos sufrimientos, estos dolores, no los califico. Me digo a mí mismo que sería un consuelo volverme realmente loco, pero también es realmente difícil. Si pudiera fallecer… Eso es lo que más anhelo; pero es realmente difícil para mí, tanto como hallar a alguien que sea lo bastante bueno para terminar con mi vida.

Cuando el poeta no incluye la cuestión de su patología, redacta reseñas sobre pinturas japonesas que lamentablemente no conocía en su más grande parte. Estas partes del libro son más difíciles de tratar, pero también son muy atrayentes para esos apasionados en Japón y su cultura. El creador también habla de teatro japonés y haikus. Además, el libro está lleno de haikus, hay en cada cuenta. Shiki Masaoka es el que revolucionó este género poético dándole su forma actualizada. Para la ocasión, escribí una que aquí:

Japón un verano
Quemar el fuego salvaje
El hedor de la desaparición

Así, aunque el estilo de escritura es diferente, las notas en las que el poeta japonés trata las distintas formas artísticas me recuerdan al libro “À contreours” de Joris-Karl Huysmans.

“Un lecho de enfermo de dos metros de extenso” es un libro con múltiples temas: patología, muerte, eutanasia, vida, hermosura, arte… En ocasiones es un libro difícil, pero hermoso y poético. Los caballos están bien acabados”, ha dicho una vez Horace McCoy. Shiki Masaoka esperará más de siete años en un padecimiento horrible.

¿A quién le agrada el haikus? ¿A quién le agradan los libros de arte? ¿A quién le agradan las historias tristes y dolorosas? ¿Qué piensas de mi pequeño haiku?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *